sábado, 14 de noviembre de 2015

PARÍS...

La historia nos enseña, y nos advierte...

Siete mil millones de seres humanos, varias razas, miles de etnias... pero todos tenemos a un ancestro común, africano. Entre Lucy, en la imagen, y nosotros hay un largo camino en el cual inventamos las religiones, y encontramos la excusa perfecta para odiarnos, para creernos mejores, para invadirnos, para atentar los unos contra los otros...
Espero que el odio no engendre más odio. La mejor manera de apagar un fuego es dejarlo sin oxígeno...